Publicado el: 04/06/2016 11:40 Hs.

[VIDEO] Juicio a policías de San Pedro: Declararon los tres imputados por el robo de vacas en Río Tala

Sentados frente a la titular del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de San Nicolás, los tres policías imputados por el robo de ganado declararon o ampliaron su declaración. Cargaron contra el Fiscal Marcelo Manso, hablaron de "problemas personales" y hasta se reconoció otro delito para argumentar la no participación en el hecho: el incumplimiento de las horas CORE que figuran en el libro de guardia. Mirá lo que dijeron y conocé detalles exclusivos de la causa en este informe especial de Visión Regional.

COMPARTE:
Olivera, Valles y Actis declararon ante la Jueza María Belén Ocáriz. Foto: Visión Regional

Este viernes, en la segunda audiencia del juicio oral y público que afrontan los efectivos policiales de San Pedro Germán Olivera, Fernando Valles y Facundo Actis (único de los tres que está detenido), acusados por el robo de cuatro vacas al productor Francisco Pérez, de Río Tala, los policías prestaron declaración, sólo con preguntas de sus abogados defensores, ya que no se permitió, por pedido de las defensas, una indagatoria del Fiscal Marcelo Manso.

Antes de la declaración de los policías imputados por robo calificado en despoblado y en banda, la víctima declaró ante el Tribunal presidido por María Belén Ocáriz, y señaló a Fernando Valles, en tres oportunidades, como uno de los policías que robó en su campo. No reconoció a Actis dentro de la sala de audiencias, a quien sí nombró en varias oportunidades, ni a Olivera. Admitió tener problemas de visión, elemento utilizado por la defensa en torno al reconocimiento de rostros, dificultad física puesta en duda por el doctor Alejandro Ares, defensor de Actis.

El primero en declarar fue Olivera. "No se porqué se me imputa, tanto en el proceso como en el debate. No hay indicio alguno que me lleve a cometer el delito que se me indica", aseguró el subteniente de la policía bonaerense, actualmente desempeñándose en el departamento de drogas ilícitas Zárate-Campana, y contó: "Yo cumplía funciones administrativas en Río Tala".

El 3 de junio de 2013, día del robo a Pérez, en el destacamento de Río Tala había cuatro efectivos de policía y dos móviles: Valles, quien era responsable de la delegación; Olivera, el segundo de los imputados; y el subayudante de servicio Dichito, junto al oficial Machado. Según declararon estos dos últimos, pasadas las 13.00 concurrieron a una estación de servicios ubicada en la Ruta 9 a custodiar el paso de la hinchada de Newells, que viajaba a Floresta para el partido que el equipo rosarino disputaría ante All Boys. Lo hicieron a bordo de la Ford Ranger que, según declararon, tenía prioridad de uso. En el destacamento quedaron Valles, Olivera, y el Chevrolet Astra pertenenciente a la fuerza, que fue captado por cámaras de seguridad de Prear al momento del robo (a las 17.02 horas) en inmediaciones del campo de Pérez, y descripto por la propia víctima. Incluso el ABL (simil GPS) del móvil lo sitúa en ese lugar, sobre la exruta 9.

"Yo trabajaba de lunes a viernes de 08.00 a 13.00, salvo que ocurriera un hecho trascendente prestaba servicios más de ese horario. El día del hecho el libro de guardias marca que estaba en el horario de la mañana junto con Valles, Dichito y Machado. Yo estaba en horas CORE desde las 14.00 hasta las 20.00", e insólitamente, para argumentar su ausencia, reveló otro delito: "Yo organizaba las horas CORE en el Destacamento, será una falta administrativa, pero no se cumplían. Sólo cuando el encargado del Destacamento ordenaba un recargo de los dos efectivos que quedaban en el Destacamento. No cumplía las horas CORE, porque las organizaba yo". En ese sentido, admitió: "Puede ser defensa mía decir que no cumplí las horas CORE para decir que no estaba en el destacamento en el horario del hecho. Supongamos que haya cumplido, queda claro en el relato de los efectivos Machado y Dichito, que cuando volvieron al Destacamento entre las 17.00 y las 18.00, no me vieron. Y éramos 4, no 50. No me vieron porque no estaba. No concuerdo con las características físicas que se describen en la denuncia, y así resultó en la rueda de reconocimiento. Hice la misma defensa en Asuntos Internos que ahora. No encontraron indicios que me pusieran en el lugar del hecho". -¿Cometiste el hecho?- Preguntó Hugo Lima, su abogado defensor; -No- contestó, y fue el primero en hablar de internas en la Policía y en Fiscalía, que sería utilizadas estratégicamente más adelante por Valles, y Actis.

    

Fernando Valles era el Jefe de Destacamente de Río Tala cuando ocurrió el hecho. Fue identificado por la víctima, durante la audiencia del juicio oral público, como uno de los cuatro policías que lo asaltó la tarde del 3 de junio del 2013. Actualmente, Valles se desempeña como efectivo del CPC de San Nicolás, y atravesó el proceso en libertad.

El 26 de novimebre de 2013 fue un día negro para San Pedro. El Fiscal Marcelo Manso llamó a una ronda de reconocimiento a efectivos policiales de la ciudad y las localidades para que Francisco Pérez, quien sufrió el robo de ganado en su campo a manos de cuatro personas, dos de ellas vestidas de policías y movilizándose en un móvil de la fuerza, reconociera a los delincuentes. Durante esa ronda de reconocimientos, Pérez creyó identificar a dos de los efectivos que lo asaltaron (aquí es fundamental la postura de la Fiscalía respecto de los problemas de visión de la víctima): uno de ellos es una efectivo de la SubDDI San Pedro-Baradero, que no coincidía con la descripción física del sospechoso que debía ser "rubio, grandote y culón" (ver declaración Actis más abajo); el otro, Gabriel Reyna, quien tras su paso por la rueda respondió a un llamado por un robo a la Joyería Taibo en el centro de San Pedro y murió abatido por delincuentes, apenas una hora después. El parecido físico entre Valles (imputado) y Reyna, es notorio.

Valles ya había sido indagado por el Fiscal Marcelo Manso, y en presencia de su abogado defensor Hugo Lima (H). Durante la segunda audiencia de juicio, amplió su declaración, aunque no aceptó preguntas del titular de la UFI 5 de San Pedro.

En su defensa, el Oficial Principal puntualizó en los dichos de la víctima, que aseguró que "los mismos policías (que le robaron) estuvieron (en su campo) el día anterior", lo que no concidiría con Valles, quien habría estado el domingo en su casa de Arrecifes. "A la llave del Astra (móvil utilizado para el robo) tenía acceso quien estuviera de guardia", sentenció, y se refirió al operativo para custodiar el paso de la hinchada de Newells hacia Buenos Aires, relatado por los policías Dichito y Machado: "Nosotros recibíamos por parte de Jefatura una orden de servicio, que yo no recuerdo haber tenido. Yo no puedo mandar un móvil a un resguardo de una estación de servicio sin autorización, si al efectivo le pasaba algo el único responsable iba a ser yo. Sí recorrían las estaciones, a modo preventivo. No recuerdo una orden de servicio de que pasaba la hinchada de Newells".

Según declaraciones de Machado y Dichito, mientras custodiaban el paso de la parcialidad rojinegra, recibieron un llamado "al nextel del móvil", alertado sobre un robo de cítricos en un campo de la zona. Machado, durante el juicio, explicó que "los llamados se derivaban al móvil desde el 101 del Destacamento", en caso de que nadie contestara el teléfono, o no hubiera nadie en el lugar. Esto fue entre las 17.00 y las 18.00, y fue confirmado por los propietarios de dicho campo que, en el juicio, no sólo dieron detalles del robo, en el que detuvieron a dos adultos y dos niños, que robaban naranjas, sino que describieron físicamente a dos policías: Dichito y Machado.

La versión de Valles es distinta. "Estábamos con Dichito tomando mates (en el Destacamento), ingresa el llamado del robo de naranjas, y se van al operativo y yo me quedo en el Destacamento. El Destacamento no puede quedar sólo".

Valles habría acudido a la planta de Prear a solicitar las filmaciones de las cámaras de seguridad de que detectaron el paso de un móvil policial y, minutos después, de una camioneta con una tráiler corral que coincide con el pertenenciente a Facundo Actis (ver más abajo). En su declaración indagatoria, Valles había asegurado que Dante Paolini, por entonces Jefe Distrital de San Pedro, había pedido que fuera a la empresa, relato desmentido por el propio Paolini en su declaración. El testimonio de Valles, en la audiencia de juicio, no coincidió con el del expediente: "Recibo una llamada. Creo que fue el Jefe de Distrito, o pudo ser el Comisario Gallo, o quien se desempeñaba en el gabinete de Prevención el Principal Ponce", y aseguró que "lo único" que hizo fue acercarse a la planta, constatar la presencia de la cámara "a simple vista" en el ingreso, y explicó: "Informo a mis superiores y ahí queda esa situación".

Olivera habló de internas en la Policía y en Fiscalía. Valles, en el cierre de su declaración, hizo referencia a las amenazas anónimas que sufrió el Fiscal Marcelo Manso, y las amenazas de muerte, telefónicas, a su esposa, y aseguró: "Siento que todo esto tiene que ver con eso". El doctor Hugo Lima, su defensor, aclaró que estuvo junto a Valles y Manso al momento de la indagatoria, que Manso habría hecho referencia a las amenazas, pero que "en ningún momento" sintió que se le inculparan al policía.

      

Facundo Actis llegó a la instancia de juicio oral detenido. Está privado de su libertad desde diciembre de 2013 y separado de la fuerza por razones obvias. Más de dos meses después del robo al productor de Río Tala, durante un allanamiento a la propiedad del productor Savioni, de San Pedro, amigo de la familia Actis, encontraron un tráiler corral, amarillo, doble eje que, según un informe de Senasa, es propiedad de Facundo Actis. El productor dueño del campo declaró que el propio efectivo de la DDI pidió que "guarde" el tráiler corral en su campo ya que "tenía miedo que se lo roben por estar en la calle". Las características del tráiler, secuestrado en dicha propiedad, coinciden con el que captaron las cámaras de seguridad de la planta de Prear, acarreado por una camioneta gris, con barra antivuelco y vidrios polarizados, características que responden a la camioneta de Facundo Actis.

El 3 de junio de 2013, los teléfonos nextel de Actis y Valles se activaron en varias oportunidades, según consta en el expediente. Facundo Actis, según el testimonio de los policías del destacamento de Río Tala que declararon como testigos en la causa, era un habitué de dicha dependencia policial, y mantenía relación con Valles, encargado del Destacamento. La particularidad de que los móviles de Nextel no puedan ser interceptados por las escuchas impidió conocer el contenido de los comunicados entre Actis y Valles, si es que existieron, pero sí el Fiscal considera relevante que ambos aparatos se hayan activado en reiteradas oportunidades el día y en el horario del hecho.

Facundo Actis podría coincidir con la descripción hecha por la víctima de un policia "rubio, grandote y culón". En la sala de audiencias, pese a estar a tres metros de distancia, no fue reconocido por el productor que lo denunció, lo que podría ser fundamental para su absolución, pese a la cantidad de pruebas que lo incriminan. Cierto es también que Actis perdió mucho peso desde el momento de la detención hasta el día del juicio, lo que podría ser considerado por el Tribunal a la hora de dictar sentencia.

A esto se suma la similitud entre el tráiler corral amarillo doble eje que aparece en la filmación de las cámaras de Prear el día y en el horario del robo, y que coincide con el patentado por Actis según el informe de Senasa que fue agregado a la causa; y la similitud de la camioneta que transportaba ese tráiler, con el vehículo de Actis.

"En 2003 me recibí en la escuela Juan Vucetich. El 13 de diciembre de 2003 fue la última vez que usé uniforme de cadete. Siempre trabajé en tareas investigativas. Primero en Drogas ilícitas de San Nicolás. Nunca usé uniforme, ni siquiera lo tengo. Siempre saco y corbata. Por eso los testigos dijeron verme de civil, con barba, pelo largo, bigote, por la tarea que realizábamos, mutábamos la apariencia. Nunca me desempeñé en el área de seguridad", relató Actis durante la audiencia en respuesta a las declaraciones de la víctima que aseguró haber visto a Actis, vestido como policía, en la plaza de Río Tala y el Destacamento.

"Después de Drogas ilíciitas, voy a la DDI San Nicolás y me designan a la SubDDI San Pedro-Baradero. Desde ahí fui trasladado a Arrecifes", detalló y reveló: "Estaba el Comisario Mori (a cargo de la SubDDI). Él me dice, Facundo te tengo que trasladar, para resguardarte; hablé con Manso (Fiscal de la causa), y me dijo que sospecha de vos de que amenazaste a su mujer (ver más abajo). Sorprendido digo que no tengo nada que ver, que supongo que hará la denuncia e investigará si la amenazaron o no. Yo la ví dos veces en mi vida a esposa del señor Fiscal. Por ese motivo me traslada a Arrecifes. En la fecha del hecho estaba en Arrecifes".

"Un día Mario Demaestri me llama después de un allanamiento. Me dice bajá al despacho que tengo que hablar con vos. Bajo, 'preparate que tenemos que viajar a San Nicolás, un jefe de zona quiere hablar con vos'. Le pregunto si es urgente, y me dice 'te tengo que llevar'. El Comisario, Jefe de Dependencia, me tuvo que traer él a San Nicolás. Es raro que un Comisario lleve a un oficial subalterno. Bajo a DDI San Nicolás. En el despacho había un Comisario, 'escuchame una cosa pibe, estuve visitando San Pedro, y vos tenés problemas con un Fiscal'. Digo que no. Y ahí surge porqué me habían trasladado a Arrecifes. Yo con el doctor Manso siempre tuve una muy buena relación, por eso me llamba la atención. 'Elegite destino porque si te dejo acá el Fiscal te va a meter preso, te tengo que resguardar'. Mandemé a Campana. Así fue. En 10 o 15 minutos, tiempo récord, llegó un despacho para el traslado a la DDI Zárate-Campana. Ahí fue Asuntos Internos, los atendí yo, me explicaron y leyeron la orden de detención, y cumplí con lo que corresponde", relató el imputado que llegó al juicio oral encarcelado.

En su relato agregó: "Cuando pasó esto, se solicitó una rueda de reconocimiento. Quería que el Fiscal, que a mi entender tenía que buscar la verdad, me expusiera delante de este hombre (Pérez, víctima de robo), como lo hizo con Valles y Olivera, porque este señor dijo que me había visto parado con uniforme abajo de un árbol de la plaza de Río Tala. En la ronda de reconocimiento reconoce a Sarco (sic) que es colorado, barbudo, petiso, nada que ver conmigo. Volvimos a pedir ruedas de reconocimiento porque yo no era. Este hombre declaró que era un hombre de determinadas características ("rubio, grandote, culón"), Sarco no coincidía con las características que el hombre había dado anteriormente".

"Me llamó la atención que Manso no busque la verdad. Por qué con Valles y Olivera sí, y conmigo no (en referencia a la ronda de reconocimientos). Ahí empecé a pensar que había un problema personal conmigo. No me dieron esa oportunidad. No sé, no sé si es porque mi apellido es Actis", sentenció.

Actis, en su declaración ante la Jueza María Belén Ocáriz, en la que tampoco se aceptó la intervención del Fiscal Manso para hacer preguntas, habló de una interna entre Manso y la suspendida Fiscala Gabriela Ates. Negó "mayor afinidad con uno que con otro", y aseguró que el trato con ambos funcionarios judiciales era "igual". Reclamó por los más de dos años y medio que lleva detenido, primero en la Unidad 30 de Alvear, luego en el Penal de Junín, y contó: "He visto morir gente en Junín a tres metros míos y esparaba que en cualquier momento me dieran un puntazo, porque conviví en Alvear, en Junín, en los camiones (traslado) con personas que yo metí presos".

       

Antes de que finalice la audiencia, notoriamente enojado por la estrategia de la defensa del imputado de vincular la imputación de Actis en la causa con las amenazas que sufrió la esposa del Fiscal Marcelo Manso, por presunta "animosidad",el titular de la UFI 5 de San Pedro dejó constancia en el Tribunal que "existe una denuncia anónima por amenazas contra mi persona en la Procuraduría, cuya investigación derivó en la UFI 4 de Ariel Tempo, y de la cual desconozco avances en la investigación"; y reveló "llamados con amenazas de muerte" hacia su esposa, exempleada de la UFI 8 de Baradero, por lo que pidió "su traslado hacia la UFI 11 de San Pedro", a cargo de Viviana Ramos, lugar donde la mujer trabaja como auxiliar.

El próximo miércoles 8 de junio, a las 09.00, en los tribunales de Guardias Nacionales 47, se expondrán los alegatos. Manso pedirá la prisión para los tres imputados, con penas que podrían alcanzar hasta los 12 años de cárcel; la defensa de Actis, a cargo de Alejandro Ares, y la de Olivera y Valles, a cargo de Hugo Lima (H), apuntan a la absolución. Luego, el Tribunal tendrá diez días para dictar sentencia.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.



Contenido Relacionado

Francisco Pérez, quien denunció el robo de ganado por el que están imputados tres policías de San Pedro, señaló a Fernando Valles durante su declaración en la audiencia de juicio. En la ronda de reconocimiento del 26 de noviembre de 2013 sólo había reconocido a un policía: Gabriel Reyna, con similitudes físicas a Valles, asesinado ese mismo día, una hora después.

El momento exacto en que Pérez señala a Valles como uno de los policías que lo asaltó. Foto: Visión Regional

Se trata de uno de los empleados de Prear, responsable del personal de la planta. En su declaración dijo no recordar un encuentro con el Fiscal Marcelo Manso dentro de las instalaciones de la fábrica, ni facilitar las filmaciones. El titular de la UFI 5 le recordó el encuentro y una declaración posterior en la oficina del letrado. Aputan a la empresa de seguridad privada de la planta, coordinada por un policía de la DDI, excompañero de Actis.

Fiscal Manso repasaba testimonios previos de los testigos. Foto: Visión Regional

Quien era por entonces Jefe Distrital de Policía de San Pedro declaró en el marco del juicio oral a tres policías acusados por el robo de ganado en Río Tala. Desmintió haber pedido a Fernando Valle, exjefe de Destacamento de Río Tala, que se presentara en PREAR para pedir copia de la filmación.

El Jefe Departamental Dante Paolini declaró este jueves. Foto: Visión Regional