Publicado el: 13/09/2017 12:17 Hs.

[VIDEO] Abuso sexual en Villa Igoíllo: "Lo que estamos reclamando es justicia por la nena"

Carlos, cuñado de la niña de 15 años abusada en un descampado por un grupo de la menos de 10 adolescentes, se refirió a la situación que atraviesa la familia. "Hay muchas novedades y un rápido avance en la investigación", expresó. Aseguró que muchos vecinos "tienen miedo" por represalias por parte de los acusados. 

COMPARTE:
Foto captura video

"Estamos todos conformando una unión que hace que la menor pueda salir adelante", explicó Carlos, cuñado de la nena de 15 años que fue sometida a una violación grupal por parte de un grupo de jóvenes, mientras se desarrollaba su cumpleaños. 

"Hay muchas novedades, hay un rápido avance en cuanto a la investigación", explicó Carlos en Equipo de Radio. Consultado sobre el rol del estado, Carlos destacó que "desde un primer momento estuvieron de forma permanente, con asistencia psicológica, legal, emocional, compañía en todo momento". 

Carlos confirmó que este martes la pequeña fue sometida a una entrevista psicológica y que este jueves 14 declarará ante la Justicia bajo el formato Cámara de Gesell, tal como anunciara el Fiscal José María Guadagnoli. 

"Ayer estuve recorriendo parte de la zona del abuso", explicó Carlos, quien manifestó que los vecinos del lugar "están todos indignados con lo que pasó y algunos tienen miedo". 

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios

Rubros

Contenido Relacionado

El Fiscal a cargo de la causa por la violación grupal en Villa Igoíllo indicó que el resto de los señalados como responsable tienen "entre 14 y 16 años", mientras se investiga si uno de los posibles abusadores ya cumplió los 18. Este jueves 14 la adolescente víctima declarará en Cámara de Gessell, tras lo cual podrían hacerse efectivas las detenciones que pidió Guadagnoli y que fue rechazada por el Juez, a falta del testimonio de la propia víctima. 

Foto: Pablo Martínez