Publicado el: 07/05/2018 12:06 Hs.

Los números del Municipio: "Estamos ante el mayor déficit en su historia"

El exsecretario de Economía del Municipio Roberto Borgo analizó los números del ejercicio 2017 de Cecilio Salazar, con un déficit de 102 millones de pesos, contra los 6,8 millones de déficit en el último ejercicio de Fabio Giovanettoni. Borgo consideró que "la bonanza de fondos que no eran propios han generado problemas de control". Cuestionó el crecimiento de la planta municipal y afirmó que, tras el incremento de las tasas, ha bajado la cobrabilidad. 

COMPARTE:
Salazar en la apertura de sesiones legislativas de este año, cuando reconoció el déficit. Foto: Visión Regional

En la información elevada al Honorable Concejo Deliberante para su análisis, el Ejecutivo expone la situación económica financiera del Municipio. El ejercicio en consideración arrojo un déficit financiero de 102 Millones de Pesos, a lo que, realizando el computo de las aplicaciones de deudas de ejercicios económicos anteriores, se eleva a más 132 millones de pesos.

Los ingresos totales en el ejercicio ascendieron a 803 millones y los egresos a 900 millones: un déficit primario de más 97 millones. El pasivo verificó un fuerte incremento como consecuencia del desfasaje entre ingresos y egresos alcanzando al último día del 2017 más de 123 millones.

La deuda flotante con proveedores informada asciende a 81.2 Millones. Luego de haber alcanzado en ejercicio anterior un superávit operativo de 48.7 millones la gestión del Intendente Salazar supera ampliamente el mayor déficit correspondiente al año 2013 del exintendente Guacone cuando se registró un déficit de 15.4 millones.

Quizás uno de los puntos más álgidos de discusión en el ámbito deliberativo será la utilización de los fondos afectados, de los cuales se exponen con saldos no ejecutados por 115 millones y solo una disponibilidad de fondos de 9 millones. Con lo cual 106 millones han sido utilizados para abonar sueldos y gastos corrientes, como se venía exponiendo en los decretos publicados. La mayoría de esos fondos afectados corresponderían al Fondo Educativo, concepto por el cual el municipio recibió de provincia en los dos años de gestión de Salazar 67 millones.

La caída en la cobrabilidad de las tasas se ha transformado también en una preocupación constante para el Municipio que ve caer los ingresos genuinos en concepto de contraprestación de los servicios prestados.

Los números no mienten, y los datos desprendidos de la Rendición de Cuentas permiten establecer la rotunda caída de los porcentuales, en la comparativa entre diciembre de 2017 y el Informe de Transición a octubre de 2015, durante el cambio de gestión, con una pérdida en el ingreso cercana a los 20 millones de pesos. 

La tasa en la que más ha repercutido la baja es Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL), donde la tasa de cobrabilidad pasó de 65,34 por ciento en 2015, a 50,80 por ciento en diciembre último.

En el caso de Red Vial, la cobrabilidad ha pasado del 66,25 por ciento al 59,57 por ciento según los últimos datos oficiales, mientras que Servicios Sanitarios pasó del 65,34 por ciento al 57,77 por ciento.

Estos son los números que reflejan lo que el exsecretario de Economía Roberto Borgo define como "el mayor déficit en la historia del Municipio de San Pedro", con más de 400 millones de pesos gastados en proveedores, con un millón de ellos destinados a hotelería, 2 millones para publicidad con periodistas que ¿por informar? cobraron 200 mil pesos en el año 2017, y hasta el auto de un joven corredor sampedrino que se lleva más de 150 mil pesos por publicitar en su coche un sitio web. Se gastó un millón de pesos más en combustibles que en remedios durante el año pasado, 500 mil pesos en una sola panificadora, y así, entre otros ítems que llaman la atención.

"La bonanza de fondos que no eran propios han generado inconvenientes en el control", sostiene Borgo. "En dos años han venido a San Pedro un importante caudal de obras y hacían que algunas cosas no se hicieron, no se notaran", agregó. 

Al respecto Borgo resaltó lo sucedido con el entonces Secretario de Prensa Jonathan Galván quien cobró casi 600 mil pesos en reintegros durante el 2017 (tal como reveló el Semanario La Opinión). "El Municipio no es la caja chica de Galván, tiene que seguir normas administrativas. Cuando el Municipio tiene que comprar una chinche tiene que preguntar el precio a 25 proveedores y comprar la primera", expresó el exfuncionario. Y agregó: "Tener una billetera muy abultada ha hecho perder de vista cómo se hacen algunos gastos".

Otro de los cuestionamientos ha sido el incremento de la planta municipal. Además de reemplazarse a los más de 150 empleados que se han jubilado en el último período, también se ha tomado un centenar de nuevos trabajadores, según indica el propio Borgo. En este sentido, el exfuncionario manifestó: "Si nos seguimos mintiendo; si vamos a justicar que un secretario se puede llevar 40 mil pesos y después ver cómo lo gasta; que si se van empleados, vamos a poner a amigos, sobrinos..., esto no va a cambiar". 

"Tenemos un intendente con un fuerte poder político, y con una gestión provincial y nacional del mismo signo", destacó Borgo respecto a las posibilidades de la actual conducción municipal, que con esta rendición de cuentas pasó a ser la peor de la historia de nuestra ciudad. 

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios