Publicado el: 15/06/2017 12:42 Hs.

Le quitaron pensión por discapacidad e intentó suicidarse: Vivía y mantenía un comedor con el dinero

La historia de Silvio Ricci conmovió a Arrecifes cuando trascendió que estaba internado en el Hospital luego de haber tomado un cóctel de pastillas con la intención de quitarse la vida. Su pareja lo encontró a tiempo y los médicos lograron salvarle la vida. El propio Silvio, tras despertar, admitió que tomó la decisión por la depresión que le generó haber perdido la pensión por discapacidad.

COMPARTE:
Silvio Ricci está desempleado y cocina viandas que reparte a chicos que no tienen para comer. Foto: Arrecifes Noticias

En medio de la fuerte campaña en redes sociales para justificar una injustificable medida adoptada por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que suspendió o dio de baja más de 80 mil pensiones por discapacidad, Silvio Ricci, un reconocido vecino de Arrecifes, conmovió a la ciudad cuado se conoció su internación producto de la ingesta de un cóctel de pastillas. El hombre fue baleado, vive con el proyectil dentro de su cuerpo, el que tiene incapacitado en un 75 por ciento, y como no consigue trabajo ocupa su tiempo en preparar comida para jóvenes carenciados.

"Después de ir al Banco Provincia tres veces ese día y comprobar que me habían suspendido el pago de la pensión por discapacidad, entré en una profunda depresión", contó a Radio Uno y expresó: "Todos saben que la vida es muy dura para mí, que no tengo trabajo, no consigo, nadie me da, y que cumplo una tarea social por mi cuenta, haciendo de comer para chicos que no tienen y repartiendo las viandas yo mismo”.

Silvio sigue internado en el Hospital y desde allí relató la secuencia de lo ocurrido. “Por la noche estaba en casa, mi marido había salido y a la señora que cuido se la habían llevado unos familiares. En ese momento pensé que no tenía más sentido seguir luchando y tomé la decisión de quitarme la vida", contó Silvio, que ingirió más de un centenar de pastillas entre psicofármacos y calmantes con alcohol fino. "Por suerte, ahora lo pienso, mi esposo llegó rápido, me encontró y me llevaron al Hospital Municipal, donde me salvaron la vida. Ahora tengo complicados los pulmones y me estoy recuperando, pero es muy triste y muy difícil lo que me está tocando vivir”.

“Cuando vivía en Panamá me asaltaron yendo en un taxi y me pegaron un balazo que me afectó la cadera, los intestinos y los riñones. Todavía convivo con la bala en el interior de mi cuerpo. Estoy incapacitado en un 75 por ciento y permanentemente medicado producto de los dolores. También en invierno tengo que usar pañales, no me da vergüenza decirlo", recordó Silvio y agregó: "Me vine a Arrecifes todavía en un estado de gravedad y el Doctor Julio Poggio me salvó la vida, junto con el personal de nuestro Hospital al que quiero agradecer tanto por la atención de aquella vez como en esta oportunidad; hay una calidad profesional y humana en este lugar”.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios