Publicado el: 13/09/2017 13:39 Hs.

Ladowoski rompió el silencio tras ser declarado inocente: "Mi compañero me salvó la vida"

El Sargento que fue sometido a juicio acusado de haber asesinado a Jonathan Bianchi el 1° de noviembre en Pueblo Doyle fue considerado inocente por el jurado de ciudadanos. "Me he mantenido en una postura de silencio en estos dos o tres años esperando que la Justicia resuelva de manera correcta", expresó. Tras la resolución del juicio por jurado adelantó que irá contra la Fiscala Viviana Ramos y habló de una animosidad manifiesta contra la Policía. El relato pormenorizado, en primera persona.

COMPARTE:
El Sargento Carlos Ladowoski. Foto: Visión Regional.

Por primera vez en cerca de 3 años, el Sargento Carlos Ladowoski contó lo que sucedió en la tarde del 1° de noviembre de 2014 en Pueblo Doyle. Lo hizo este miércoles en Ojo al Dato, donde relató los pormenores del hecho que terminó con la vida de Jonathan Bianchi, de 20 años, asesinado por un disparo del arma reglamentaria, en medio de un forcejeo, según consideró el jurado de ciudadanos que juzgó al Policía. 

"Yo no me desempeñaba en Pueblo Doyle pero se estableció una orden de servicio por la que se debían realizar recorridas preventivas en la localidad por los hechos que se suscitaban en Pueblo Doyle. A raíz de ese momento Policía Rural dejó la parte del pueblo a descubierto por lo que se empezó a implementar el operativo, todo potenciado por el accionar de la familia Bianchi, todos hechos acreditados en la causa y con denuncias en las distintas fiscalías", explicó el Sargento, quien aseguró que "el núcleo familiar (por la familia Bianchi) está regido por la violencia y el delito".

Respecto a esa jornada, Ladowoski recordó: "Mi función era de chofer en la Policía Distrital y me ordenan que vaya a recorrer Pueblo Doyle, me tocó con el Policía Diego Troche que nunca habíamos trabajado juntos. Empezamos la recorrida, estaba todo muy tranquilo". Al terminar su turno, el Sargento manifestó: "Salíamos para la ruta, hacemos un giro por la estación de servicio y había una moto cargando combustible con dos personas, sale la moto hacia la ruta, una moto desarmada, con faltantes de plástico, no tenía luces, patentes, dos menores, sin casco, hicimos prevención", explicó, sobre el inicio de toda la situación que lo transformó en el único imputado en un crimen.

"Hicimos un procedimiento ordinario, algo muy común, se le pide documentación.  Estábamos haciendo las preguntas de rigor, nombre, apellido, hacia donde van... El conductor carecía de todo tipo de docuemntación, no pudo explicar el origen de la
moto", expresa Ladowoski. En ese momento, contará el policía, "la menor sale corriendo". Los efectivos habrían intentado en varias oportunidades comunicarse telefónicamente o por radio para pasar los datos del vehículo y el conductor, algo que se vio dificultado por la falta de señal en la zona. 

"Mi compañero logra mandar un mensaje de texto para que nos llamen y vienen 3 atacantes y ahí sí reconozco a Carlitos y Jonathan Bianchi, y a Almirón", contó el Sargento. "Tratamos de convencerlos hablando, empezaron a tirar piedras, agresiones físicas, verbales, con palos", enumera Ladowoski que informa: "Nosotros tenemos un protocolo de trabajo: persuasión verbal, luego física y el armamento como último recurso. No me podía trabar en lucha porque éramos minoría, lo que legalmente me autoriza a usar la escopeta que utiliza cartuchos de posta de goma, que se utilizan en cualquier
disturbio. En mi caso uso el primer cartucho con estruendo, que siempre hace ruido", explicó.
 
"No hay nadie herido con perdigones de goma, siempre tratando de cuidar a uno, terceros o ellos", expresó. "Ellos me decían: 'tirá todo lo que quieras, estamos acostumbrado a esto, te vamos a matar'", recordó, al tiempo que aclaró que "dos de ellos se dirigen al compañero que estaba en el móvil pidiendo apoyo y lo veo a los manotazos tratando de cubrirse de los demás atacantes".

"Yo lo tenía a Jonathan Bianchi al frente y era peligroso. Fui retrocediendo sin darle la espalda, voy hasta la punta del móvil, estaba la madre, la hermana, y un montón de menores, entre 12 y 15 personas y les digo: 'esperen que ya nos vamos', había que retirarse", expresó. En ese momento, explica Ladowoski, que fue chocado por una moto: "Me embiste del lado izquierdo, salgo despedido y por el golpe veo todo negro. Cuando vuelvo en mí estoy arrodillado, con la escopeta tirada delante mío, y los veo venir: era el mayor de los Bianchi (Carlos), el fallecido (Jonathan), el herido (Almirón) y el menor
que habíamos parado en la moto".  

Ladowoski intenta huir del lugar, salvando su arma: "Salgo con la escopeta corriendo hacia el lado de San Pedro, me hacen una traba de atrás y caigo. El grado de violencia que ejercieron, el grado de salvajismo... me arrastraban como si fuera haciendo esquí con la panza, me llevaban a la rastra con la escopeta por medio de la ruta", relata el Sargento. 

"En ese momento siento el manotazo en la reglamentaria, y por acto reflejo intento protegerla y ya pierdo la escopeta. La pistola ya estaba en el aire, se la saco a Carlitos Bianchi, hoy ya detenido, y salgo corriendo nuevamente", explica el Policía. "Yo sabía que si se iba el arma me mataban, los gritos desesperantes, es una cosa que no te olvidás y que no me la olvido más", contó el Sargento. 

En este punto el relato se torna más tenso y Ladonowski cuenta: "Se sienten los disparos muy cerca de mi cabeza. La desesperación que tuve cuando se produjo el primer disparo fue terrible". "La principal hipótesis es que el disparo ingresa por la espalda pero ingresa por la zona costal debajo de la axila. Le pega en la parte izquierda y hay otro disparo que
hiere anteriormente a Almirón en la parte del antebrazo", dijo respecto al tiro que hirió gravemente a Jonathan Bianchi, terminando con su vida tras días de agonía en el Hospital.

"El que me salva la vida fue mi compañero que se vino desde los metros que había quedado atrás y me salva la vida, siento golpes arriba y cuando abro los ojos veo los borceguíes y ahí es cuando uno revive", relata Ladowoski que dice que con la ayuda de Troche pudo recuperar la pistola.

El Sargento dice que asistieron a Jonathan Bianchi y alertaron a la ambulancia. Además desestimó los dichos de la Fiscala Viviana Ramos que aseguró que los policías no dieron intervención a la Fiscalía como correspondía, y alteraron la escena del hecho. Ladowoski relató que los proyectiles y todo lo que había sido levantado de la escena del crimen estaba en manos de la familia Bianchi, sin que ellos hubieran intervenido. 

El Policía expresó que por el momento no piensa en volver a sus funciones en la fuerza. Y aseguró que por este episodio sufrió de "pérdida auditiva por los disparos del arma de fuego cerca de la cabeza", al tiempo que debió ser intervenido quirúrgicamente de sus meniscos por las lesiones tras el choque de la moto, mientras continúa con asistencia psicológica y psiquiátrica. 

Además apuntó contra la Fiscala Viviana Ramos y anunció que iniciarán acciones contra la Fiscalía, por "faltas cometidas, irregularidades en las actuaciones". Ladowoski habló de "animosidad contra la policía" por parte de la titular de la UFI 11.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Contenido Relacionado

El abogado del policía, Hugo Lima, confirmó a Visión Regional que su cliente fue considerado inocente respecto a la muerte del joven de 20 años. Bianchi murió por las lesiones causadas por una bala del arma de Ladowoski aunque, tal como postulaba la defensa, el jurado consideró que el disparo fue accidental, en medio de un forcejeo.

La Fiscala Viviana Ramos recibió la causa luego que la Justicia de Menores desestimara la participación de los mismos en el hecho. Señaló que la instrucción inicial, efectuada por el Fiscal Marcelo Manso, se hizo con pocas pruebas porque la Policía no advirtió a la Fiscalía sobre la muerte del joven.

Fiscala Viviana Ramos.