Publicado el: 16/04/2018 12:36 Hs.

Empleados de fábrica de bolsas plásticas denuncian falta de pago y condiciones de trabajo deplorables

La fábrica funciona en la vieja Ruta 9 y sería propiedad de José Saladino y su hijo Axel Saladino. 9 trabajadores venezolanos, otros tantos oriundos de Misiones, más los "locales", realizan una protesta y paro por la falta de pago de sus salarios. Además denuncian que están en negro, trabajando más de 12 horas diario sin descanso, sin elementos de seguridad y muchos de ellos viviendo en el lugar en condiciones de hacinamiento. Buscan la intervención del Ministerio de Trabajo. 

COMPARTE:

La situación tomó estado público, al menos para la mayoría de la población, este lunes, a raíz de la protesta de trabajadores del lugar, un total de 25 personas entre varones y mujeres, que cumplen sus tareas en el lugar.

La fábrica de reciclaje de plásticos en la que se elaboran bolsas de residuos funciona a la vera de la ex Ruta 9, en Río Tala, propiedad de José y Axel Saladino. Allí los empleados, que denuncian que están en negro sin ningún tipo de protección de sus derechos, trabajan 12 horas diarias, con un descanso de máximo media hora por jornada.

El sueldo prometido, de unos 15 mil pesos, no llegó este mes. Incluso para muchos la deuda acumulada supera los dos meses. Esta situación derivó en el inicio de la protesta y el paro en el lugar por parte de los empleados, muchos de ellos de origen venezolano.

Franklin Franco es uno de ellos y en diálogo con Ojo al Dato relató parte de lo que están viviendo:"Yo soy venezolano. Llegué hace un mes porque me contacta un amigo y me vine tranquilamente a trabajar, pero al momento del pago no tiene el pago", relata. Su situación es desesperante porque, sin este dinero, no puede afrontar el pago de la vivienda que alquila en San Pedro junto con otros compañeros de la misma empresa.

Franklin confirma que trabajan 12 horas diarias: "Ni para el baño te dejan ir", asegura. Y cuenta además que hay trabajadores, oriundos de Misiones, que viven en el lugar: "Hay gente viviendo en la fábrica, duermen en el piso, entre la basura y los gusanos", dice. 

La empresa, que lleva trabajando "un año y algunos meses", según los trabajadores, nunca recibió una inspección municipal o del Ministerio de Trabajo, aunque ahora, y tras la denuncia, aguardan los empleados que los organismos estatales tomen intervención y garanticen los derechos vulnerados de estos trabajadores.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios