Publicado el: 21/01/2019 00:36 Hs.

Bartolomé Mitre, el dueño de la Historia Argentina

Nació el 26 de Junio de 1821 y murió el 19 de Enero de 1906. Militar, periodista, ensayista, historiador, escritor, político. Una de las mentes más brillantes de la historia Argentina.  El gran ganador de la guerra civil y la historia la escriben los que ganan.

COMPARTE:

Por Paulo Menotti *

Bartolomé Mitre fue un gran personaje de la historia argentina, con muchas vicisitudes a lo largo de su larga vida. Mitre nació un 26 de Junio de 1821 y falleció el 19 de Enero de 1906. En rasgos generales, se puede destacar de Mitre como uno de los impulsores del liberalismo en el país, y de lo que hoy denominamos como el Mercosur, Paraguay, Brasil y Uruguay. Siendo además uno de los principales organizadores de la Argentina. De hecho, la República Argentina nace con Mitre, hasta el momento de su asunción como presidente en el año 1862, el país llevaba el nombre de Provincias Unidas del Río de la Plata, a través de la Revolución de Mayo; más tarde el de Confederación Argentina, que era, más que nada, una alianza de provincias durante el rosismo, y posteriormente la Confederación Argentina, bajo la presidencia de Justo José de Urquiza, que no contaba con la adhesión de la provincia de Buenos Aires.

Mitre, justamente entra en escena después de la Batalla de Caseros, el 3 de Febrero de 1852, donde rápidamente se convierte en un líder importante de la Provincia de Buenos Aires. En ese sentido, es quién encabeza los cuestionamientos que tiene la provincia con respecto a la Confederación.

En esa construcción de lo que fue la Argentina entre 1810 y 1880, hubo muchas peleas internas, principalmente entre las provincias. Más que nada, entre las provincias de Buenos Aires y las del interior y del Litoral.

El problema principal que dividía a las provincias con Buenos Aires, era el proyecto unitario, es decir que Buenos Aires tenía que gobernar con sus propias decisiones al interior de la Argentina, en tanto que el proyecto federal propiciaba la autonomía de las provincias en las decisiones políticas y económicas.

Esta fuerte división ideológica podría haber determinado la división definitiva de las provincias, como fue el caso de Uruguay, Paraguay y Bolivia; sin embargo, había algo que los unía y hacía que se necesitaran mutuamente. Buenos Aires era una rica economía ganadera con el mercado de cueros y carnes, y posteriormente, en 1840, con el mercado bovino y tenía, lo más importante, la Aduana del Puerto de Buenos Aires. Esa Aduana le daba una caja que le permitía mantener a todos los empleados públicos de esa época, desde las milicias hasta los funcionarios políticos, pasando por los Juzgados de Paz y hasta por la incipiente forma de educación que existía. Las provincias no contaban con el poder económico que le daba esa Aduana, entonces, proponían un Gobierno Federal y que los dividendos que otorgaba la Aduana sea para todo el país.

En principio, el funcionariado porteño determinó que la aduana sea exclusiva de la provincia de Buenos Aires, con el consentimiento de los federales de la provincia e incluso con la adhesión de los unitarios. La cuestión es que Mitre, que en un primer momento piensa de esa manera, participa en las dos batallas más importantes de 1860 y 1861. La Batalla de Cepeda, en la que Mitre es derrotado por Urquiza,  y en la Batalla de Pavón, en la que, finalmente, Mitre logra derrotar a quien ya había finalizado su mandato presidencial, Urquiza, y quién en ese momento ya era gobernador de Entre Ríos. Y a las fuerza nacionales al mando del entonces presidente Derqui.

Posteriormente, Derqui dimite, quedando el gobierno nacional acéfalo. Mitre conforma un gobierno de facto, considerándolo  una primera dictadura. Se posiciona por encima de las provincias y empieza así, a organizar lo que en 1862 termina conformándose como la República Argentina, momento que determina el nacimiento como tal.

La cuestión entonces se ubica en la ciudad de Buenos Aires. Hay bonaerenses con una postura muy radicalizada en cuanto a la Aduana de la ciudad. Pretenden que los dividendos generados sean exclusivamente para la “ciudad puerto” Y Mitre, que hasta ese momento estaba en la misma sintonía, cambia su parecer y cede la Aduana. El entonces presidente piensa ya en un modelo liberal.

Cuando en 1862, se conforma la República Argentina bajo la presidencia de Mitre, electo presidente con el reconocimiento de muchas provincias, empieza la organización del país.  Mitre organiza el Código Comercial, la Educación o una parte incipiente de ella, conforma los colegios nacionales en varias provincias, se encarga de conformar la Corte Suprema de Justicia, y principalmente, un ejército nacional profesionalizado. Eso le permite someter a las oposiciones que hay en el interior del país, principalmente la de “Chacho” Peñaloza  y posteriormente, la de Felipe Varela.

En su presidencia, Mitre lo que hace es terminar de imponer el liberalismo económico, ahí se termina de conformar el perfil que tenemos los argentinos de considerarnos por fuera de lo latino americano; le damos la espalda a nuestros vecinos y nos asociamos directamente con los países europeos, Francia e Inglaterra. Es cierto también, que en su gobierno se continuó con la construcción de los ferrocarriles.

Mitre intento exportar el proyecto liberal a Paraguay y a Uruguay y eso desencadena la Guerra de la Triple Alianza o Guerra del Paraguay, que toma los últimos años del gobierno de Mitre. Esa guerra se vuelve totalmente impopular, no solamente para los paraguayos, sino también para todos los, ya argentinos, de las provincias, porque nadie quiere esa guerra. Mitre se había propuesto contar con un ejército de 25 mil hombres  y obviamente, los que más tienen que participar son los de Buenos Aires. Hay que decir también, que la clase alta es quién más empeño pone en esa guerra que termina siendo devastadora para los paraguayos, que son aniquilados casi completamente y también para los argentinos, que sufren una gran cantidad de bajas.

Esa impopular guerra le produce una interna en su partido. Ya entonces se había formado el Partido Nacional, y dentro del Partido están las fuerzas de Valentín Alsina, que propone volver a la radicalidad de Buenos Aires para los porteños, o principalmente, la Aduana de Buenos Aires para los porteños. La ley de capitalización impulsada por Mitre, determinaba que Buenos Aires sea la capital del país y por la tanto su Aduana debía ser federal.

A partir de ahí, Mitre comienza a ser corrido de los primeros planos de la escena política e intenta participar de la Revolución de 1864, en la que es derrotado, incluso el gobernador Carlos Tejedor, también es derrotado y se acuerda con Mitre para que asuma la gobernación de la provincia de Buenos Aires.

Un poco más tarde, ya en la década del 70, Mitre comienza a dedicarse a escribir historia. Ya desde la década del 50 era un periodista muy importante. Al dedicarse a escribir historia, lo que hace Mitre es fundar realmente la nación. Normalmente la gente no se consideraba argentino o no se entendía la pertenencia al país. Mitre le da sentido a eso y crea dos grandes figuras, o recrea dos grandes próceres, eligiendo del panteón de los que llevaron adelante la revolución de Mayo, a Manuel Belgrano y José de San Martín, de los que coincidimos plenamente.

Manuel Belgrano, por ser una persona noble, que perdió todo en la Revolución de Mayo, que está comprometido con el proyecto revolucionario desde sus inicios hasta su muerte. San Martín es el gran estratega militar, también una persona sumamente noble, que rechaza combatir y pelearse internamente.  Son dos personajes que unifican a la nación.

La otra actividad política y cultural que hace Mitre para crear la nación es la de compra justamente de un diario denominado La Nación, y refunda el actual diario La Nación. Es uno de los diarios más importantes de la Argentina que representa a los sectores más oligárquicos de nuestro país y que tuvo su función, por lo menos hasta 1900, de impulsar eso que llamamos nación y de lo que tenemos que darnos lugar para seguir debatiendo.

Las últimas escenas políticas de Mitre lo encuentran siendo partícipe de la revolución del Parque, donde dice colaborar con Leandro Alem pero lo termina traicionando. Sin embargo, queda ligado a la estructura política de la Unión Cívica, que termina siendo la Unión Cívica Radical de la que él no es todo parte, pero que no saca “los pies del plato”. Ya para 1906, año de su muerte, lo encuentra por fuera de la política, hay grandes figuras que emergen y lo opacan. Sin embargo dirige el diario La Nación prácticamente hasta su muerte.  

*Licenciado en Historia UNR – Columnista del El Diario El Ciudadano de Rosario y columnista de El Aguacero, el noticiero comunitario de FM La Correntada de San Pedro.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.