Publicado el: 05/07/2017 09:05 Hs.

Baradero declaró la emergencia laboral tras despidos en Atanor, Ingredion, Atucha y Germaíz

Por unanimidad, el Concejo Deliberante de Baradero aprobó un proyecto presentado por el bloque Frente Para la Victoria y declaró la emergencia laboral en todo el distrito. Son entre 400 y 600 las persona afectadas por el anuncio de cierre de Atanor, los despidos en Ingredion, la finalización de contratos en Atucha, los empleados que no perciben sus sueldos en Germaíz, y la crítica situación de BRF y Dontos, entre otros.

COMPARTE:
Trabajadores presentes en la sesión en la que se declaró la emergencia laboral en Baradero. Foto: Baradero Te Informa

Con los votos del oficialismo, el Concejo Deliberante de Baradero aprobó sobre tablas y por unanimidad el proyecto de Ordenanza presentado por el bloque del PJ-FPV y declaró la emergencia laboral dentro del partido que administra Fernanda Antonijevic. La votación se dio dentro de un recinto copado por decenas de trabajadores y representantes de gremios que esperaban que el proyecto avanzara durante la noche del martes.

"Vemos que desde que asumió este gobierno la industria nacional lleva quince meses de caída y retroceso" cuestionó el Presidente del bloque PJ-FPV Esteban Sanzio y senteció: "Baradero es una de las ciudades que en la Provincia de Buenos Aires más ha sido golpeada y este Concejo Deliberante ha sido caja de resonancia de los reclamos".

Ahora, el gobierno de Fernanda Antonijevic tiene 120 días para promulgar la ordenanza, que también podría ser vetada, y a partir de su promulgación deberá utilizar "todos los medios a su alcance para garantizar el acceso a las fuentes de trabajo a todos los habitantes de Baradero", además de "los mecanismos disponibles para que se detengan los despidos en la administración pública y se instrumenten medidas para que se dejen de perder puestos laborales en el sector privado", explicó Sanzio.

La Emergencia Laboral fue declarada por el plazo de un año y reclama que las administraciones nacional y provincial detengan los despidos en el sector público, así como también que arbitren todas las herramientas necesarias para frenar los despidos en el sector privado.

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios

Rubros




Contenido Relacionado

La sumatoria de trabajadores afectados por la crisis en Baradero responde al cierre de Atanor, los despidos en Ingredion y las amenazas de recortes en Germaiz, Dontos y BRF; además de los baraderenses sin trabajo por freno en obras de ferrocarril y la central nuclear Atucha.

Movilización en Baradero contra los despidos

El martes se cumpló el último día de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo y los trabajadores no pudieron ingresar a la planta. La empresa depositó la indemnización a los empleados despedidos pero aún no pudieron confirmar si se trata de la suma de dinero que corresponde a cada trabajador despedido. Lanzaron un paro de Químicos desde el lunes para plantas de Campana, Zárate, Baradero y Gualeguaychú.

Trabajadores frente a la planta de Atanor. Foto: Visión Regional

Del cierre de la planta a la reapertura sin reincorporaciones en Baradero y Chacabuco, con condicionamientos: nuevo convenio colectivo de trabajo "razonable", desde la mirada empresarial; aumento salarial del 15 por ciento escalonado y un bono de 15 mil pesos anual por "productividad y paz social". Es decir, que nadie reclame. Si los trabajadores aceptan, recibirán 44 mil pesos por única vez por la reanudación inmediata de la planta y será un triunfo para la empresa que lograría imponer sus condiciones jugando con la necesidad de los trabajadores y el temor al desempleo.

Imagen ilustrativa

Durante el fin de semana trabajadores de la fábrica de Baradero se manifestaron frente a las puertas de la planta, cerradas con candado por el propio dueño, Demierre, que decidió comenzar a sacar las maquinarias y la materia prima, pese a la resolución judicial que lo impide. En medio de la protesta, el propietario se acercó a "sacar fotos" a los manifestantes, en lo que fue interpretado como un gesto de intimidación.

Foto: Elio Navarra/Tu Línea Directa