Publicado el: 09/02/2018 12:15 Hs.

Abuso sexual a una beba en San Pedro: "Nunca me dieron bolilla, no entiendo qué esperaban"

Celina, la abuela materna de la beba que presenta lesiones compatibles con un abuso sexual, relató en exclusiva en diálogo con Visión Regional, el largo peregrinar pidiendo ayuda de la Secretaría de Desarrollo Humano en San Pedro y Baradero. Primero fue manifestando su temor por lo que pudiera pasarle a su hija, y luego a su nieta. Las intervenciones estatales no fueron exitosas. La joven está nuevamente embarazada, de 4 meses. "Sólo pido poder tener a mi nieta", imploró la mujer que actualmente vive en Baradero y que el miércoles pedirá la custodia de la beba en el Juzgado en San Nicolás.

COMPARTE:

Una nena de un año y medio ingresa al Hospital de San Pedro donde los médicos diagnostican sífilis, una enfermedad venérea de transmisión sexual, además de lesiones compatibles con un abuso sexual vía anal. El hecho genera conmoción en la sociedad, y la puesta en marcha de un protocolo que alerta a la Justicia, por un lado, y que da intervención al Servicio Local de la Secretaría de Desarrollo Humano de San Pedro, por otro. 

Sin embargo, más allá de esta protección desatada tras el hecho consumado, el abuso deja al descubierto una vez más las falencias de un Estado que desatiende a las víctimas que llegan a pedir ayuda. Esta es la historia de Celina, la abuela materna de la pequeña beba, que desde hace más de 3 años vive en Baradero, junto con el resto de sus hijos. Cuando se fue, una de sus hijas, de 14 años, se quedó en San Pedro junto con su novio de 18 años y la familia del joven. 

En el medio, y para justificar su decisión, la adolescente acusó a su madre de un delito gravísimo, que llevó a Celina a enfrentar un proceso judicial en el que se comprobó que era inocente y que la adolescente había mentido, influenciada por la familia de su pareja, posiblemente. Desde entonces la mujer comenzó a solicitar a la Secretaría de Desarrollo Humano la restitución de la adolescente a su hogar, sin éxito.

La funcionaria a cargo del área, Karina Chiarella, confirmó que existieron estas denuncias y que existieron "intervenciones", aunque no detalló en qué consistieron. "Está en la familia el poder establecer el vínculo", afirmó la asistente social. Sin embargo resulta llamativa la respuesta si se entiende que, desde el momento en que Celina se acerca a pedir ayuda, es porque no puede resolver el conflicto por sus propios medios. 

Finalmente la joven quedó embarazada y se separó de su pareja, regresando en ese período a Baradero, a vivir junto a su madre y hermanos. Hasta los 3 o 4 meses de la beba, cuando se reconcilió y volvió a San Pedro, esta vez con la beba. Desde entonces Celina se presentó en la Secretaría de Desarrollo Humano de Baradero solicitando la intervención estatal. 

"Cuando llegué no sabían nada de mi historia en San Pedro. Si no lo contaba ni se enteraban", asegura en diálogo con Visión Regional.  "Nunca me dieron bolilla, no entiendo qué esperaban", lamenta Celina, que lo que pedía es que le permitieran tener la custodia de su nieta a la que creía en situación de riesgo. "Me decían 'tenés que entender, es chica, se tiene que dar la cabeza contra la pared sola'", relata Celina. 

El relato le genera impotencia, por recordar su bronca en ese momento, pero más aún, y a la luz de los hechos, la sensación de que todo esto se pudo haber evitado si alguien la hubiese escuchado. 

Celina se enteró de lo que estaba pasando porque una amiga vio a su hija en el Hospital "rodeada de policías" y la mujer se vino rápidamente en una moto desde Baradero hasta San Pedro para saber qué estaba pasando. Y allí el horror. 

La mujer insiste con tener la custodia de su nieta. "Yo no la defiendo a mi hija, si tengo que ser dura soy dura", aseveró Celina. En este caso dijo que, respecto a su hija, no la va a obligar a volver a vivir con ella. "Sólo pido poder tener a mi nieta", explicó.

Por el momento, en la Secretaría de Desarrollo Humano se acordó que la mujer se quedará a cargo de la niña en cuanto le den el alta médica del Hospital, donde aún permanece internada en el marco del tratamiento por sífilis. En este marco, Celina viajará el miércoles a San Nicolás a presentar formalmente los papeles. 

Además, en medio de toda la conmoción, los médicos confirmaron que la joven madre está nuevamente embarazada. Con 4 meses de gestación, nuevamente la pregunta: qué va a pasar ahora con este bebé en camino, cuál va a ser la intervención del Estado esta vez, cómo se asistirá a las víctimas. 

En la vía judicial, será el Fiscal Marcelo Manso el que deberá determinar quién fue el responsable del presunto abuso, luego que la mamá dijera no tener indicios al respecto. "Esto no hubiera pasado, no sé por qué no me escucharon", el reclamo de Celina que no podemos desoír. 

Comentarios

Los comentarios aquí publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
Visión Regional se reserva el derecho de administrar los mismos.

Municipios

Contenido Relacionado

Mientras que la UFI del Joven a cargo del Fiscal Alejandro López investiga el contagio de sífilis para determinar si fue por descuido o intencional, en una causa que tiene a la madre de 16 años como denunciada, el Fiscal de San Pedro investigará qué pasó en torno a la existencia de lesiones compatibles con un abuso sexual detectadas en la beba. El informe médico da cuenta de un posible abuso "de larga data", ocurrido al menos 7 días antes de ser constatado. 

La Fiscalía del Joven toma en estos momentos declaración en el Hospital. La pequeña ingresó al nosocomio el pasado 29 de enero, confirmó el Secretario de Salud Guilermo Sancho a Visión Regional. El médico que asistió a la beba sospechó el posible abuso que fue confirmado por el médico policial. La niña y su madre, una joven de 16 años, están contagiadas de sífilis, enfermedad de transmisión sexual. 

La niña ingresó al Hospital el pasado 29 de enero. Tanto ella como su madre, una joven de 16 años, viven en Baradero, aunque la adolescente es oriunda de San Pedro. La abuela de la joven había realizado numerosas denuncias sobre la situación de su nieta aunque la intervención del Municipio, en este caso baraderense, no habría sido la correcta. La niña había sido atendida en el Hospital de la vecina localidad donde no detectaron el abuso. Interviene la UFI del Joven. 

Foto ilustrativa